Día de elecciones

Se podría decir que las elecciones presidenciales son o deberían ser el acto democrático más noble de una sociedad. Un ejercicio en el cual el pueblo decide quien es el que mejor lo representa para llevar adelante un país. Un acontecimiento histórico para cualquier nación.

Cuando tuve la edad para inscribirme y votar lo hice. Me parecía que era parte de mi responsabilidad como ciudadana. A pesar, que cada día creo menos en los políticos  de alguna forma creo que hay que manifestar la opinión respecto a lo que queremos como país, por eso sigo votando. Por lo mismo, jamás he salido a celebrar algún candidato. Lamentablemente siempre está la opción de votar por el “mal menor”.

Mi regreso a Río de Janeiro, coincidió con la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil.

En un contexto político en que el panorama no era el más favorable para Dilma Rousseff ( actual Presidenta del Partido Trabajador y que lleva gobernando Brasil hace 12 años, primero con Lula Da Silva), su reelección no era segura. Un mínimo porcentaje la separaba de su contrincante Aecio Neves (Partido Social Democráta).

Gracias a que estaba compartiendo mi estadía con un carioca, pude vivir desde adentro y cómo un brasileño vivía el día de elecciones. Lo acompañé a votar por el “mal menor”, sin estar convencido de la totalidad de la propuesta de Rousseff (la encuentro parecida en estilo a la Señora Bachelet), con lo reñido que estaba, no podía permitir que Neves tuviera la posibilidad de quedarse al mando del país.

Fuimos hasta Niteroi.  Primero pasamos a buscar a una familia amiga de él, quienes eran simpatizantes de Dilma con chapitas y calcomanías. Luego llegamos a hasta una escuela en donde tenía que votar, y que además, era a la que había asistido en sus primeros años de infancia.

IMG_4433Una de las cosas que me llamó la atención es que no había resguardo policial ni militar a la entrada, como si solemos ver en los locales de votación en Chile. También éstos eran mixtos. Históricamente en nuestro país, hay lugares de votación destinados exclusivamente para mujeres y hombres (a pesar de que esto cambió en las últimas elecciones, por ser la inscripción automática, voto voluntario, lo que hizo aumentar el universo de votantes).

IMG_4431Lo otro distinto es que tienen voto electrónico. (Qué moderno!?) Mucho he escuchado de que Brasil está en la vanguardia en la forma de votación y que debería ser replicado el sistema en otros países. Dado a la rápidez con que consiguen tener el conteo de votos.  Por lo que ví y conversé, podría no ser el mejor. Quién asegura que no serán intervenidos de alguna forma los votos? Además, creo que se pierde todo el romanticismo de tomar la papeleta, hacer la raya, luego doblarlo  (intentar con dificultad mucha de las veces por lo grande que son las papeletas) y llevarlo hasta la urna. (Dónde quedarían la fotos para prensa, con el candidato mostrando su voto cerrado con la estampilla del Gobierno y luego ingresarlo a la urna!!) Y ahora se me ocurre, que harían los vocales de mesa para entretenerse, si gran parte de su tiempo lo ocupan en dejar listo el doblez de todos los votos, y luego tienen que dedicarse a contarlos!

 

Cuando entró a la sala tuvo que mostrar su identificación y dejar su celular en una mesa. No está permitido  ingresar a la cabina de votación con cualquier aparato que pudiese hacer algún tipo de registro. Pienso, en los distinto que es en Chile. ¿Cuánto material para redes sociales ha salido de las fotos que sacan precisamente dentro de la cabina? Dibujos, garabatos, mensajes, etc…. ¿Cómo este?

foto11

A pesar de esas diferencias, el resto transcurre normalmente y no muy distinto a lo que ocurre aquí.  La espera de los resultados la pasamos en una playa tomando cerveza y picoteos. (Comimos algo parecido a las batatas pero tenía otro nombre que no recuerdo… Algún brasilero que me diga!) Nos trajeron un cooler repleto de cervezas (qué adorable eso de los brasileños que pueden tomar una cerveza a cualquier hora y en cualquier parte).

IMG_4439

 

 

Estaba a punto de llover asi que regresamos a RJ. Cuando estábamos ya llegando, el triunfo se declaró: Dilma había sido reelecta. El agua ya caía, las bocinas sonaban, era una alegría. Fuimos hasta Lapa, donde sería el acto de celebración. No importaba la lluvia, para eso estaban las capas de agua. Cada vez llegaba más gente, la gran mayoría de rojo, y la consigna “Um, tres, Dilma outra vez” (creo que era asi). 

IMG_4443Estuvimos ahi hasta que Dilma dio su discurso, transmitido por una pantalla gigante a un costado del escenario. Antes de eso, entre medio aparecían aliados dando discursos, que entre lo poco que entendía, era en el mismo tenor, de hacer de Brasil un mejor país gracias a la gestión de Dilma, a la continuidad del proyecto.

Celebré el triunfo de la elección de un Presidente por primera vez en un país ajeno. Cuando llegamos de vuelta a casa no dejaba de resonar el cántico del triunfo. Y  las calcomanías de Dilma pasaron a ser un souvenir, me las traje a  Chile.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s