La casa de Drexler

Cuando llegué a trabajar a Valparaíso, al Consejo de la Cultura, al poco más de un mes que estaba ahí conocí a mi primera amiga. (Cuando esa persona, cambia de categoría y sobre pasa la barrera de compañera de trabajo y se transforma en alguien mucho más cercano y también confidente).

Una de nuestras primeras conversas, nos contamos a resumidas cuentas nuestras vidas junto a un vino en el Bar Inglés. Fue ahí que supo de una parte de mi historia que estaba en la sombra, quebrada y queriendo una sanación. Eso dio pie para que a los días me mandara una canción con la que me emocioné y me dio la oportunidad de conocer a un cantante que no estaba en mi registro: el uruguayo Jorge Drexler. Sigue leyendo

Anuncios